2021, AÑO DEL RECONOCIMIENTO AL PERSONAL DE SALUD, POR LA LUCHA CONTRA EL VIRUS SARS-CoV2, COVID-19

Títulos primordiales y composiciones de tierras

ARCHIVO GENERAL DEL ESTADO DE OAXACA

TÍTULOS PRIMORDIALES Y COMPOSICIONES DE TIERRAS

Por Jacobo Babines López

Uno de los temas más buscados por los investigadores o usuarios en el Archivo Histórico del AGEO, son cuestiones relativas a los títulos o conflictos de tierras, dentro de este tema encontramos dos términos muy recurridos: los títulos primordiales y las composiciones de tierras. Para entenderlos los iremos explicando, los primeros de acuerdo a Yukitaka Inuoe: son documentos sobre las tierras de los pueblos indígenas, que generalmente fueron redactados en los mismos pueblos durante la época colonial. Muchos de los Títulos están en lengua náhuatl con la escritura alfabética, mientras que hay otros que están en castellano. Varios de estos documentos contienen mapas y/o láminas con dibujos, en los cuales muestran visualmente la traza del pueblo, las figuras de sus fundadores o la llegada de los españoles a él. Narran básicamente la fundación o establecimiento del pueblo en el contexto novohispano, es decir, resultado de la reordenación o reorganización de la población indígena al efectuarse la congregación y precisan su cuaxochtli, término nahua usado para indicar “linderos” o “límites” del pueblo.

Siguiendo esta acepción podemos decir que en el Archivo Histórico no contamos con títulos primordiales, ya que estos regularmente se encuentran en sus comunidades, resguardados por los mayordomos o en otras ocasiones custodiados en la propia iglesia parroquial, además que es muy difícil acceder a ellos, por la desconfianza de los pobladores con los fuereños, pues consideran estos documentos como sus tesoros.

[custom_gallery source=”media: 4116″ limit=”1″ link=”lightbox” width=”700″ height=”350″ title=”always”]

Los documentos que sí se pueden hallar en el archivo histórico del AGEO, son los denominados Composiciones de tierras, que se implementaron a partir del siglo XVI, con la intención de normar la apropiación de tierras, pastos, abrevaderos, molinos, minas, jagüeyes, ranchos, astilleros, huertas, jacales, solares, ingenios, etc., de los cuales no se contara con título legal. Fue esta la manera de resarcir la repartición de mercedes de tierras que se dio desordenadamente, ya que muchas estuvieron marcadas por la imprecisión de las medidas agrarias, lo cual ocasionó de inicio grandes defectos en la titulación y posesión. Además de que muchos españoles se apropiaron de grandes extensiones de tierra, más allá de lo que marcaba la merced concedida o los títulos de venta con que obtuvieron sus propiedades. Aunado a la necesidad de mayores ingresos para la Corona Española, ya que con estas composiciones se cobraban estipendios por la legalización de los títulos de propiedad.

[custom_gallery source=”media: 4117″ limit=”1″ link=”lightbox” width=”700″ height=”350″ title=”always”]

El 1 de noviembre de 1591 se emitieron cuatro cédulas de composiciones de tierras para todos los dominios españoles en las indias. Sin embargo, en un tiempo en que la tierra tenía tan poco valor, en que los labradores y ganaderos apenas sacaban pequeñas utilidades, lo único que a éstos les impresionó de la ley fue que tenían que pagar un nuevo impuesto. El 1 de diciembre de 1636, se emitió otra real cédula que buscó hacer expedito el procedimiento de composición de tierras. En ella se especificó que bastaba la confirmación de los virreyes para que los dueños quedaran con título legal de los bienes poseídos, esto es, se eximió a los dueños de la necesidad de pedir confirmación de sus títulos por parte del Rey o del Consejo de Indias.

[custom_gallery source=”media: 4118″ limit=”1″ link=”lightbox” width=”720″ height=”1080″ title=”always”]

El virrey conde de Salvatierra, promovió una nueva forma de regularizar la tierra mediante las llamadas composiciones colectivas, que se aplicaba a un grupo de colonos de toda un área administrativa. El mecanismo era simple, se notificaba que jueces o agrimensores visitarían las provincias para revisar las tierras poseídas y de ser necesario, harían los deslindes de las mismas para determinar los excesos. Los costos de las mediciones deberían correr por cuenta de los dueños de estancias y haciendas. Los labradores y ganaderos legalizaban la tierra ocupada irregularmente a través del pago que ellos mismos establecían y después regateaban con los funcionarios gubernamentales.

Los procesos de composiciones de tierras no los encontramos como tal en nuestro archivo, ya que estos eran realizados en la capital de la Nueva España y validados por el virrey. En el Archivo Histórico del AGEO, las hallamos dentro de los procesos de límites de tierra que se siguen por las autoridades locales en los procesos contenciosos, y se presentan como pruebas de la correcta posesión de sus propiedades, en algunas ocasiones vienen anexos mapas que ilustran los límites de las tierras en disputa.

[custom_gallery source=”media: 4119″ limit=”1″ link=”lightbox” width=”720″ height=”1080″ title=”always”]

Los títulos primordiales y las composiciones de tierras, fueron instrumentos legales con los que se les dio posesión y disfrute de tierras, tanto a los particulares, como a los pueblos o comunidades de indios en el estado de Oaxaca. Sin lugar a duda, estos documentos se vuelven testimonios del uso del suelo, por lo que los invitamos a que los consulten en el Archivo Histórico del AGEO y puedan rememorar el pasado de nuestra patria chica.