2021, AÑO DEL RECONOCIMIENTO AL PERSONAL DE SALUD, POR LA LUCHA CONTRA EL VIRUS SARS-CoV2, COVID-19

Restauración del papel, terapia intensiva

ARCHIVO GENERAL DEL ESTADO DE OAXACA

RESTAURACIÓN DEL PAPEL, TERAPIA INTENSIVA

Por María Magdalena Heredia Espitia

Gracias al proyecto “Rescate del archivo histórico de Oaxaca”, se comisionó a especialistas para capacitar y sensibilizar a un grupo de personas que desarrollaríamos la noble tarea de rescatar del polvo y del olvido la memoria escrita de Oaxaca.

La primera labor fue comprender que el papel se compone por fibras y que sus propiedades cambian por diversos factores, por citar un ejemplo, el papel hecho de algodón es más resistente al paso del tiempo que el elaborado a partir de madera.

Aprendimos acerca de las causas y efectos del deterioro en el papel y cómo la humedad, el polvo y las plagas destruyen desde un documento hasta una colección completa. Haciendo conciencia de que el principal responsable de muchos deterioros es el hombre, ya que por vandalismo, negligencia o ignorancia dañamos documentos, les ponemos clips, grapas y hasta alfileres, que con el paso del tiempo, se corroen afectando al papel. ¿Y si están rotos? Los pegamos con cinta adhesiva que después se hace rígida y al caerse deja una mancha pegajosa en el papel. Para cerrar con broche de oro los guardamos en lugares poco adecuados.

En mi experiencia, trabajando como conservadora en el archivo histórico, ha sido impresionante ver pasar frente a mí infinidad de documentos que parecen haber sobrevivido por milagro, algunos debilitados por hongos, quebradizos o con gran cantidad de roturas.

Durante el proceso de limpieza me siento como si fuera un médico examinando al paciente, llenando su ficha clínica, diagnosticando y buscando el mejor tratamiento para su cura; puesto que los documentos, así como los seres humanos son todos diferentes entre sí, no hay un solo remedio para todos. Hay que considerar el tipo de fibra, técnica de factura y la causa del deterioro para encontrar algo que no le haga más daño y lograr que viva por más tiempo.

Así conocí un proceso de restauración que me rompió un paradigma: el lavado y laminado del papel. ¿Lavar un papel? ¿Y si se deshace? ¿Y si se borran las letras? Todas estas preguntas se agolpaban en mi mente. Si te está pasando lo mismo a ti que me estás leyendo, te voy a explicar cómo se hace y espero que al igual que a mí, te parezca fascinante este proceso.

Proceso de laminado y lavado.

El laminado consiste en adherir un soporte secundario a un papel muy dañado, que ya no puede sostenerse entre las manos, con el objetivo de mejorar sus propiedades físicas y químicas, permitiendo una mejor conservación, consulta y almacenamiento del mismo.
Para realizar este proceso, previamente se tiene que lavar el documento para evitar encerrar entre éste y el nuevo soporte polvo y suciedad acumulada al paso del tiempo. Primero se hacen pruebas para asegurarse de que la tinta no sea soluble en agua y evitar que se corra. Por otro lado, se debe ser sumamente cuidadoso de no alterar u ocultar la información del documento, especialmente sellos, firmas, timbres, etc., al colocar el soporte secundario.

Una vez considerado todo esto podemos lavar el papel, entre mallas especiales y con un rocío muy ligero de agua vamos humectándolo, de esta manera se relajan las fibras que lo componen y se preparan para sumergirlo en agua tibia dentro de una tina especial, en donde con el movimiento delicado de una brocha de pelo suave, vamos sacando suciedad.

Para devolver resistencia y unión entre las fibras del documento, adherimos a él una hoja de un papel japonés traslúcido, sumamente delgado pero muy resistente con un adhesivo especial que penetra en su estructura, uniendo los dos soportes y dejando secar con el peso de vidrios entre mallas y papel de algodón.

¿Qué te parece? Así es como una hoja rota, arrugada o casi deshecha se recupera; rescatando estos documentos que contienen la memoria de hombres ilustres y el testimonio de su paso por la historia de nuestro país.

Pero hagamos esta historia más nuestra, ahora mismo ¿Te has preguntado si habrá algún documento que hable de alguno de tus abuelos o bisabuelos? Puedo compartirte que en estos papeles viejos, algunos colaboradores y yo mientras trabajamos, tuvimos la fortuna de encontrar testimonios de un familiar cercano; un encuentro con nuestra historia personal. Te invito a que tú también lo descubras.

Es así como además del valor histórico que poseen, le damos también valor sentimental. Rescatar algo muy querido para no olvidar, es para mí, como no dejar morir parte de nosotros.

Sin archivos ordenados no hay cultura, ni historia, ni transparencia. Los invitamos a consultar este y otros Testimonios Documentales del Archivo General del Estado de Oaxaca.