2021, AÑO DEL RECONOCIMIENTO AL PERSONAL DE SALUD, POR LA LUCHA CONTRA EL VIRUS SARS-CoV2, COVID-19

Reforzando la historia de Oaxaca

Archivo General del Estado de Oaxaca

“REFORZANDO LA HISTORIA DE OAXACA”

Por Gibran Raúl Flores Mejía y
Rossana Sierra Espinoza

El Archivo General del Estado de Oaxaca tiene a su resguardo documentos, fotografías, mapas, planos y libros muy antiguos generados desde el siglo XVI en la administración pública de la región y luego en el Estado. Estos, son importantes al contener información indispensable para nosotros como oaxaqueños pues nos dan identidad e historia. El Archivo desempeña un papel de suma importancia: Organizar, Conservar y Difundir; de la misma forma lo es el trabajo de todos los que contribuimos a la gran labor de resguardo, organización, estabilización y restauración de este acervo documental, de la que nos sentimos orgullosos y afortunados al ser partícipes.

Hoy hablaremos de un proceso de estabilización estructural que se aplica a documentos con ciertos deterioros, como roturas o rasgaduras, para permitir y facilitar su manipulación: los refuerzos. Y para ser más específicos, los refuerzos en papel de pulpa de trapo.

[lightbox type=”image” src=”https://www.oaxaca.gob.mx/ageo/wp-content/uploads/sites/62/2019/12/180913-1.jpg” class=”text_align: center”][/lightbox]

En primera instancia debemos saber que el papel está constituido por una delgada lámina elaborada a partir de fibras entrelazadas de cadenas de celulosa. La celulosa puede ser obtenida de diversas materias primas para la elaboración de papel, tales como: algodón, madera, seda, lino, paja de arroz, cáñamo, kozo o pulpa de trapo, ésta última es denominada así debido a que su producción es resultado de la pudrición de telas de fibras orgánicas y su posterior desfibrado para la formación de láminas de papel.

La manufactura de este papel suele ser artesanal, cabe destacar que es muy resistente, así como también muy absorbente, y tiende a deformarse cuando la humedad entra en contacto con él. Muchos de los documentos existentes en el archivo fueron hechos de pulpa de trapo. A pesar de su resistencia, debido a factores como la temperatura, la humedad, el mal resguardo o la mala manipulación llegaron a sufrir daños que son irreversibles; por ejemplo, deformación debido a la humedad, o roturas debido a un mal manejo del documento.

[lightbox type=”image” src=”https://www.oaxaca.gob.mx/ageo/wp-content/uploads/sites/62/2019/12/180913-2.jpg” class=”text_align: center”][/lightbox]

Cuando el documento de papel de pulpa de trapo presenta una o varias roturas, nosotros las reforzamos con materiales compatibles. Para este proceso de estabilización del soporte del documento usamos herramientas específicas y materiales inertes o afines a los originales. Por ejemplo: papel japonés, un papel muy delgado y de fibras inertes; adhesivos especiales a base de celulosa, compatible con la materia del papel. Algunas herramientas son: papel secante, malla de poliéster, plegaderas de hueso y de teflón, espátulas, pincel de agua, pincel de pelo fino, vidrios y pesos.

Para poder realizar éste proceso necesitamos tener limpia y despejada nuestra mesa de trabajo, en donde se va a realizar el proceso de aplicar refuerzos al documento. Debemos tener todos los materiales y herramientas que necesitaremos a la mano, ya que al manipular el adhesivo, el tiempo es un factor muy importante. Entonces, colocaremos el documento sobre una malla y ésta a su vez estará sobre un papel secante delgado y éste sobre uno grueso, ellos funcionan absorbiendo la humedad excesiva que pudiese provenir del adhesivo. Con ayuda de una espátula especial, llamada Caselli y la plegadera de hueso, se devuelven a plano los dobleces existentes en el documento para facilitar su manipulación.

[lightbox type=”image” src=”https://www.oaxaca.gob.mx/ageo/wp-content/uploads/sites/62/2019/12/180913-3.jpg” class=”text_align: center”][/lightbox]

Lo primero es tener suficiente papel japonés para la magnitud de la rotura, para después cortar en la dimensión necesaria con ayuda del pincel de agua, y posteriormente, con las yemas de los dedos, separaremos el papel de refuerzo del resto del papel. Abriremos el adhesivo y pasaremos el pincel sobre éste quitando el excedente, el pincel debe contener poco adhesivo ya que la humedad en exceso afectará al documento.

Para la aplicación del refuerzo se debe colocar el papel japonés sobre la rotura del documento, entonces se pasará el pincel con adhesivo sobre él, peinando las fibras del papel hacia fuera. Después se pone una malla de poliéster sobre el documento, y sobre ésta se coloca un papel secante delgado y luego uno grueso. Por último se colocan pesos sobre vidrios en la zona correspondiente a la ubicación del refuerzo, esto facilitará el secado y evitará la deformación del papel o que aparezcan arrugas. Después de una media hora, el adhesivo estará seco y el soporte material del documento quedará reforzado.

[lightbox type=”image” src=”https://www.oaxaca.gob.mx/ageo/wp-content/uploads/sites/62/2019/12/180913-4.jpg” class=”text_align: center”][/lightbox]

Así como nosotros tenemos en nuestras manos documentos tan antiguos que pudieron estar en las manos de alguno de sus ancestros, puede ser que en el futuro, los documentos, libros o fotografías que ustedes tengan en éste momento formen parte de la historia de este presente.