2021, AÑO DEL RECONOCIMIENTO AL PERSONAL DE SALUD, POR LA LUCHA CONTRA EL VIRUS SARS-CoV2, COVID-19

Paleografía y diplomática, ciencias auxiliares de la archivística

ARCHIVO GENERAL DEL ESTADO DE OAXACA

PALEOGRAFÍA Y DIPLOMÁTICA, CIENCIAS AUXILIARES DE LA ARCHIVÍSTICA

Por Jacobo Babines López

Uno de los ejes principales del Archivo General del Estado de Oaxaca, es la organización de los fondos documentales que se resguardan en sus repositorios, esta tarea la lleva a cabo el personal de área de Descripción documental, adscrita al departamento de Recepción y expurgo, de la Dirección del Archivo Histórico. El personal con base en sus cuadros clasificadores (Gobierno, Hacienda, Justicia, Milicia y Registro Civil), van leyendo e identificando a qué serie pertenecen los documentos, por ello, es necesario capacitar al personal para que pueda leer documentos pertenecientes a los siglos XVI al XVIII, con cursos de Paleografía y Diplomática.

La Paleografía es una ciencia que se dedica al estudio de la escritura, en cada una de las etapas de cambio o transformación que esta ha tenido a través de los siglos, analizando todos los aspectos y características de los documentos, haciendo una interpretación de ellos como un testimonio del proceso histórico de la humanidad.

[custom_gallery source=”media: 4175,4176″ limit=”2″ link=”lightbox” width=”370″ height=”580″ title=”always”]

A nuestro personal les ha permitido leer y transcribir correcta y adecuadamente los manuscritos que se resguardan en los fondos documentales del AGEO, la constante practica de esta tarea les ha permitido comprender la morfología de las letras, sus ligaduras, abreviaturas, números, puntuación, peculiaridades gramaticales y ortográficas de la lengua usada en el escrito en épocas pasadas. Con la lectura de los documentos, podemos encontrar los elementos que los estructuran por medio de los cuales identificamos su tipo, conocemos la institución que lo generó y sabemos si cumple con los requisitos de validación. En cuanto al aspecto de la archivística, la paleografía nos permite organizar la documentación, clasificándola por su origen y procedencia, es decir ubicar los documentos correctamente en función del fondo archivístico al que pertenecen, para hacer accesible su control, búsqueda y consulta.

En cuanto a la Diplomática, es considerada una ciencia del documento que analiza críticamente en todo su conjunto, pero especialmente en su forma, génesis, evolución, tradición y conservación, con el fin de demostrar su autenticidad y establecer su valor como fuente histórica.

En sus inicios la Diplomática tenía como función determinar la autenticidad o falsedad de los documentos medievales, verificar la estructura de los mismos y la organización de las instituciones que los producían, es hasta el siglo XVII que la Diplomática surge como una ciencia auxiliar de la historia, cuando el documento llega a considerarse, además de instrumento jurídico probatorio, como una valiosa fuente para el conocimiento histórico. La Diplomática juega un papel importante en el campo de la archivística, ya que suministra al archivista de conclusiones y criterios para emprender su labor de clasificación y conservación.

Con la Diplomática se busca distinguir la autenticidad diplomática e histórica de un documento, la primera se demuestra a través de los elementos internos y externos de un escrito, tal y como salió de la mente de quien lo pensó y de las manos de quien la materializó. La autenticidad histórica basta con que sean verdaderos y exactos los hechos que se consignan en el documento.

[custom_gallery source=”media: 4177,4178″ limit=”2″ link=”lightbox” width=”370″ height=”580″ title=”always”]

Nos referimos con los caracteres externos a los elementos que conforman la apariencia material o externa del documento. En este sentido, la diplomática tiene fuertes vínculos con la codicología para el análisis de los soportes y de las tintas, y con la paleografía, para el estudio de la escritura y los signos especiales.

Los elementos internos del documento hacen referencia al contenido informativo del documento, es decir, al texto. Un contenido de carácter formulario que generalmente está conformado en tres grandes grupos: protocolo, cuerpo y escatocolo. Actualmente la Diplomática se ocupa también del estudio de los formularios documentales para distinguir los tipos de documentos que se produjeron en la época Colonial, hasta finales de la nuestra independencia.

Estas dos ciencias permiten realizar una buena identificación de la información contenida en la documentación, asi como también, identificar los elementos que dan autenticidad al documento desde su producción, facilitándonos nuestra tarea de organizar y conservar la memoria histórica de nuestro país.