2021, AÑO DEL RECONOCIMIENTO AL PERSONAL DE SALUD, POR LA LUCHA CONTRA EL VIRUS SARS-CoV2, COVID-19

Las bóvedas climatizadas en los archivos

ARCHIVO GENERAL DEL ESTADO DE OAXACA

LAS BÓVEDAS CLIMATIZADAS EN LOS ARCHIVOS

Por Marlen Vera Ruíz

Muchos archivos están conformados, además de material documental, por obra gráfica, cartográfica, fotográfica y/o audiovisual. Ello implica no sólo un tratamiento personalizado para cada tipo de material, sino también la preservación especializada que permita la estabilidad física, química y biológica de cada pieza, para evitar su deterioro a través de la prevención del mismo. Es por esta razón que se debe considerar la adaptación de las bóvedas de resguardo para la efectiva conservación de los diferentes materiales con que cuente el archivo.

Cada uno de los materiales requiere de una temperatura y humedad relativa específicas, así como su control, ya que la variación constante de estas, provoca daños o la aceleración de los deterioros. Siempre debe buscarse mantener la estabilidad de ambos parámetros. Las bóvedas climatizadas pueden controlar estos aspectos, de acuerdo al tipo de colección que se necesite conservar y se deben tomar en cuenta diversos aspectos al momento de la construcción.

Las colecciones de un material específico, idealmente deben colocarse en una bóveda adecuada a sus necesidades. Los materiales fotográficos requieren de una humedad relativa (HR) de entre 30-40% y de una temperatura no mayor a los 18°C. También hay que considerar los negativos que pudiesen existir y conocer su composición, por ejemplo, si son negativos de nitrato de celulosa, un material altamente inflamable, requiere de temperaturas más frías, alrededor de 7°C. A diferencia de los textiles o documentos en soporte de papel, que prevalecen en temperatura y HR ligeramente más altas: 18° C y 45-60%, respectivamente.

Por otra parte, es claro que la construcción de estos espacios requiere de grandes inversiones tanto monetarias como de trabajo, a pesar de esto, finalmente será en pro de la salva guarda de la historia y el patrimonio de la humanidad. No obstante, las inversiones se pueden reducir tomando las consideraciones pertinentes para resguardar distintos materiales que requieran de los mismos parámetros ambientales, dentro de la misma bóveda. Por ejemplo, si existen fotografías y encuadernaciones en piel o pergamino, se pueden resguardar en el mismo espacio, controlando la humedad relativa y la temperatura, evitando fluctuaciones que, como ya mencionamos, provocan o aceleran deterioros.

[lightbox type=”image” src=”https://www.oaxaca.gob.mx/ageo/wp-content/uploads/sites/62/2020/01/Imagen_1.jpg” class=”text_align: center”][/lightbox]

Fotografía con deterioros causados por alta humedad y temperatura

La estabilidad de las variables medioambientales, es clave para la preservación de los materiales. Podemos observar que, debido a su composición, los documentos de diversos soportes, requieren de consideraciones especiales para su resguardo: desde los materiales que se utilizan como contenedores, hasta el lugar en que habrán de almacenarse. Por ello, es ideal que cada tipo de colección se encuentre dentro de una bóveda especial a sus necesidades de conservación.

Son muchos aspectos los que se deben tomar en cuenta antes de solicitar una bóveda climatizada: es preciso tener un conocimiento profundo y completo del material que se planea colocar dentro, entender su composición y comportamiento físico-químico y las reacciones que puede tener con otros materiales y con su entorno; así como sus dimensiones, para determinar los rangos de temperatura y HR que deberá respetar y poder adecuar el tamaño de los estantes en que se colocará. También es necesario, hacer un estudio de las variaciones climáticas de la región y de la calidad de aire que hay en el sitio donde se colocará la bóveda.

[lightbox type=”image” src=”https://www.oaxaca.gob.mx/ageo/wp-content/uploads/sites/62/2020/01/Imagen_2.jpg” class=”text_align: center”][/lightbox]

Entorno del Repositorio

Así mismo, habrá que tener en cuenta las posibles modificaciones que se harán en instalaciones eléctricas o perforaciones para colocar ductos de aire, el lugar en que se colocarán los equipos de control climático, etc. Es indispensable, un sistema de detección y supresión de incendios dentro de la bóveda, así como determinar el tipo de agente químico que se implementará y que no deberá reaccionar con el material documental, para evitar deterioros a corto y largo plazo.

Es elemental tener claro si el material estará disponible para consulta, o si requieren su traslado a un laboratorio-taller para para su estabilización y/o restauración, de ser así, deberá existir un espacio para aclimatarlo a la temperatura y HR que hay fuera de la bóveda, pues los cambios no deben ser repentinos. Una vez que el material ha alcanzado un equilibrio ambiental, los cambios violentos pueden provocar daños irreversibles. El material debe permanecer en esta sala por lo menos 24 horas, lo que implica una supervisión adecuada, por ejemplo, un sistema de seguridad que incluya cámaras de vigilancia, alarmas, y un acceso controlado.

[lightbox type=”image” src=”https://www.oaxaca.gob.mx/ageo/wp-content/uploads/sites/62/2020/01/Imagen_3.jpg” class=”text_align: center”][/lightbox]

Instalaciones del repositorio

Aunado a los tratamientos adecuados de estabilización y a su correcta manipulación, el contar con una bóveda climatizada es la piedra angular de la aplicación de medidas preventivas para la preservación de los materiales. Para los archivos que cuentan con materiales diversos, contar con esta clase de bóveda, garantiza la preservación de la historia y el patrimonio documental de México.