2021, AÑO DEL RECONOCIMIENTO AL PERSONAL DE SALUD, POR LA LUCHA CONTRA EL VIRUS SARS-CoV2, COVID-19

Evaluar para conservar, prevenir para no restaurar.

ARCHIVO GENERAL DEL ESTADO DE OAXACA

EVALUAR PARA CONSERVAR, PREVENIR PARA NO RESTAURAR.

Por Rossana Sierra Espinoza

La Conservación es el acto responsable que comprende el conjunto de medidas y operaciones programadas y destinadas a garantizar la preservación de un objeto, aceptando su declive natural, sin alterar su capacidad simbólica o de transmisión de valores.

Por su parte, la restauración es la actividad de la conservación, que se ocupa de intervenir directamente sobre los objetos cuando los medios preventivos no han sido suficientes para mantenerlos en buen estado. Aplica los tratamientos necesarios para frenar los procesos de alteración patológicos, no solventables por otros medios, así como subsanar los daños que presenten y con ello permitir la pervivencia de los bienes culturales, es decir, aquellos con un valor para la sociedad.

Surgida con el propósito de la recuperación estética ligada al gusto de cada una de las épocas, la práctica de la restauración se ha adaptado alternativamente a las necesidades particulares e institucionales, evolucionando a su vez bajo un perfil tecnológico, filológico y ético. Ha pasado de ser una actividad meramente artesanal, a una disciplina que exige, además de la capacidad técnica del restaurador, conocimientos histórico-artísticos y científicos sobre materiales, factores de degradación y de conservación; cuyos planteamientos han de hacerse desde una perspectiva interdisciplinaria.

Conservar es una de las funciones básicas de bibliotecas y archivos, y es uno de los ejes rectores del Archivo General del Estado de Oaxaca, junto a los de organizar y difundir. La conservación garantiza que la difusión pueda mantenerse para el mayor número de generaciones posibles, pues sin ella no es posible el acceso y este carácter esencial, determina que en todas las actividades del archivo deba ser tomada en cuenta.

Para conservar hay dos caminos: la prevención del deterioro, campo de estudio de la Conservación Preventiva; y la reparación del daño, campo de actuación de la Restauración y/o Conservación Curativa. La prevención siempre será la más deseable, antes de que el daño ocurra y deba ser solventado, o no, en el caso de que éste sea irreversible.

En todas las actuaciones aplicadas a los bienes documentales, ha de evaluarse el impacto de cualquier decisión sobre la conservación de las colecciones. La UNESCO define[1] a la Conservación como la actividad cotidiana que debe ser efectuada por todo el personal cada día del año y comprende:

  • La vigilancia estricta sobre el medio ambiente, limpieza, manipulación, instalación y condiciones de seguridad.
  • La revisión periódica del estado de conservación de los fondos.
  • Intervenciones sobre los deterioros, ya sean pequeñas reparaciones (sic) –restauraciones– o cuidado de documentos más deteriorados.

Los dos primeros puntos corresponden al ámbito de la Conservación Preventiva y su evaluación nos permite identificar factores que pueden causar, detonar o acelerar procesos de deterioro, así como reconocer efectos de alteraciones patológicas ya ocurriendo, y con base en ello, aplicar planes y/o programas correctivos que actúen desde la periferia sin incidencia directa sobre los documentos.

El último punto atañe a la restauración y/o conservación curativa, para llegar a él es necesaria la evaluación del estado de conservación del documento de archivo, con el fin de emitir un diagnóstico que priorice el o los deterioro(s) que amenazan la pervivencia de sus valores y con ello, decidir la metodología para su intervención.

En colecciones y más específicamente en archivos, la evaluación es fundamental, pues al ser un conjunto de documentos con antecedentes compartidos de creación, función y resguardo, gran parte de ellos también tienen un historial clínico común, es decir, comparten causas, mecanismos y efectos de deterioro.

Al evaluar, registramos datos sobre el estado de conservación de los documentos, que serían equivalentes a los síntomas físicos de una persona enferma. Es necesario analizar sus mecanismos de acción y rastrear sus causas para que el diagnóstico direccione a la solución y no sólo resulte en un paliativo, en una aspirina.

Una poderosa razón para preponderar la conservación preventiva sobre la restauración, es la puramente económica. Tanto en el ámbito privado como en el público, el deterioro supone la devaluación de una colección, entendiendo esto como una pérdida o disminución de valores, y la restauración material supone el consumo de muchos recursos materiales y humanos, además de uno muy valioso, el tiempo. La evaluación, como medida de conservación, nos acerca a esa conocida máxima que dice: es mejor prevenir que, en este caso, restaurar.

 

[1] G.M. Cunha. “Métodos de evaluación para determinar las necesidades de conservación en bibliotecas y archivos: un estudio del RAMP” en inglés. Paris, UNESCO, 1998, p.8. Disponible en línea: www.unesco.org