2021, AÑO DEL RECONOCIMIENTO AL PERSONAL DE SALUD, POR LA LUCHA CONTRA EL VIRUS SARS-CoV2, COVID-19

Encuadernaciones tipo archivo

ENCUADERNACIONES TIPO ARCHIVO

Por Flavio Gómez Reyes.

El arte de la encuadernación es un universo muy extenso, comprende diferentes estilos que a su vez han ido evolucionando con el paso del tiempo. En este artículo conoceremos sobre las encuadernaciones de archivo, estilo que se elaboró entre los siglos XV y XIX y cuyo destino fueron los libros de cuentas como, por ejemplo, los utilizados en comercios y hospitales.

Entre sus principales características encontramos el gran formato así como sus hojas en blanco, las que posteriormente serían escritas; el lomo originalmente es plano pero debido al grosor de algunos ejemplares por estar compuesto de gruesos cuadernillos con una gran cantidad de hojas, además del uso constante, suelen provocar una deformación haciendo que éste tome una forma cóncava, sobre todo en ejemplares de grosor considerable.

[lightbox type=”image” src=”https://www.oaxaca.gob.mx/ageo/wp-content/uploads/sites/62/2020/12/pub-201115-01.jpg” class=”text_align: center”][/lightbox]

Encuadernación de gran formato.

La tapa posterior se prolonga para formar una solapa que cubre parte de la tapa anterior, cuentan con uno o dos cierres que pueden ser botones de piel o broches metálicos que sujetan la solapa a la tapa. Otra característica de este estilo de encuadernación es que los cuadernillos van unidos a la cubierta, aunque no siempre de la misma forma, lo mismo sucede con las cabezadas. La cubierta posee bandas o correas para darle mayor fortaleza, estas se sujetan a la tapa por medio de angostas cintas de piel con las que se forman figuras geométricas que, además de esta función, sirven para decorar la encuadernación. También la solapa se decora o adorna con figuras geométricas igualmente bordadas con cintas de piel. Asimismo, se pueden encontrar libros que además del bordado con cintas de piel, han sido decorados con la técnica de gofrado.

[lightbox type=”image” src=”https://www.oaxaca.gob.mx/ageo/wp-content/uploads/sites/62/2020/12/pub-201115-02.jpg” class=”text_align: center”][/lightbox]

Técnica de gofrado.

Las encuadernaciones tipo archivo se elaboraron principalmente en piel hasta 1576, usando badana o ternero, a partir de 1677 se encuentran encuadernadas en pergamino. Estas son muy llamativas debido a su decoración, como las llamadas estrellas mudéjar, formas circulares que se bordaban en la solapa, influencia del estilo mudéjar que fuera introducido en la península ibérica.

[lightbox type=”image” src=”https://www.oaxaca.gob.mx/ageo/wp-content/uploads/sites/62/2020/12/pub-201115-0.jpg” class=”text_align: center”][/lightbox]

Estilo mudéjar.

En el Archivo General del Estado de Oaxaca se encuentran encuadernaciones consideradas de este estilo, aunque no tan elaboradas como las descritas anteriormente, podría decirse que son una versión más sencilla. Están hechas principalmente en piel, no cuentan con correas ni están decoradas, sólo poseen solapas y cierres o botones de piel para sujetar la solapa con la tapa, los cuadernillos están atados por medio de nervios de piel que a su vez se sujetan a la cubierta.

Aunque no por el hecho de carecer de elaborada decoración dejan de ser bellas; en el acervo se cuenta con un considerable número de libros encuadernados en este estilo, varios de ellos en buen estado de conservación, en los cuales se puede apreciar el trabajo y la dedicación que se tuvo al elaborarlos.
Se cree que una de las razones por las que no se encuentran encuadernaciones tan elaboradas de este estilo en el AGEO es al gran número de libros que se necesitaron para llevar las cuentas y asuntos de carácter público, teniendo que buscar opciones más económicas, o bien, que estas encuadernaciones se usaran para asuntos considerados de menor importancia en ese momento.

Lo cierto es que en el Archivo se cuenta con diferentes tipos y estilos de encuadernaciones, en diversos formatos, algunas elaboradas y decoradas bellamente, otras relativamente sencillas, pero lo más importante es que han cumplido y aún siguen cumpliendo con su función, la de proteger estos documentos. Finalmente, forman parte de la historia de nuestro Estado, historia que puede conocerse y apreciarse en el Archivo General del Estado de Oaxaca.