2021, AÑO DEL RECONOCIMIENTO AL PERSONAL DE SALUD, POR LA LUCHA CONTRA EL VIRUS SARS-CoV2, COVID-19

Encuadernaciones poco funcionales en el archivo

ARCHIVO GENERAL DEL ESTADO DE OAXACA

Encuadernaciones poco funcionales en el archivo

Por Flavio Gómez Reyes

Dentro de los fondos del Archivo Histórico del Archivo General del Estado de Oaxaca (AGEO), existen una gran cantidad de encuadernaciones en piel, muchas de ellas muy elaboradas, otras al parecer, fueron hechas pensando más en proteger los documentos sin darle mucha importancia a la encuadernación misma.

En esta ocasión hablaremos de esas encuadernaciones poco funcionales que debido a la forma en que fueron elaboradas son muy rígidas, por lo tanto es difícil su uso. Por ejemplo, hemos encontrado libros tamaño oficio encuadernados con tapas de cartón, enlazadas o sujetas con nervios (cuerdas de fibra vegetal) y forrados completamente con piel.

[lightbox type=”image” src=”https://www.oaxaca.gob.mx/ageo/wp-content/uploads/sites/62/2019/12/180627-1.jpg” class=”text_align: center”][/lightbox][lightbox type=”image” src=”https://www.oaxaca.gob.mx/ageo/wp-content/uploads/sites/62/2019/12/180627-2.jpg” class=”text_align: center”][/lightbox]

El principal problema que presentan es que no cuentan con cañuela (parte del libro que hace la función de bisagra), los cartones de las tapas están colocados justo a la altura de los hombros del libro (esquinas posteriores, del lado de la costura). Esto provoca que tanto el material de recubrimiento (la piel), los nervios y la costura misma, sean sometidos a una tensión excesiva y si tomamos en cuenta que con el paso del tiempo la piel se reseca y se vuelve rígida, tenemos un serio problema a la hora de abrir o cerrar el libro, lo que dificulta su consulta.

[lightbox type=”image” src=”https://www.oaxaca.gob.mx/ageo/wp-content/uploads/sites/62/2019/12/180627-3.jpg” class=”text_align: center”][/lightbox]

En varios de los casos esta oposición es tan fuerte que la piel se llega a fracturar en la zona de los hombros (donde debería tener la cañuela), se rompen las guardas, se trozan los nervios, la costura y en el peor de los casos, se desprende la cartera total o parcialmente. Cabe mencionar que de estos casos, existe gran cantidad en el Archivo.

Además por su estilo, estas encuadernaciones no poseen endose (refuerzo normalmente de tela o piel que sujeta la cartera al libro), en su lugar, la cartera está sujeta solo por dos o tres nervios y al ser libros muy pesados, es común que dichos nervios y la costura no soporten el peso, y terminen rompiéndose.

[lightbox type=”image” src=”https://www.oaxaca.gob.mx/ageo/wp-content/uploads/sites/62/2019/12/180627-4.jpg” class=”text_align: center”][/lightbox]

A todos estos problemas se les suma la costura que fue hecha del tipo llamada “diente de perro”, que se usa para hojas sueltas pero que no es muy apropiada porque las daña.

En la mayoría de los casos los materiales usados en la encuadernación se encuentran en buenas condiciones, excepto por los problemas ya descritos, lo que nos provoca un conflicto a la hora de intervenir estos libros, porque tenemos por ejemplo, que despegar zonas que se encuentran en buen estado para poder arreglar los desperfectos.

[lightbox type=”image” src=”https://www.oaxaca.gob.mx/ageo/wp-content/uploads/sites/62/2019/12/180627-5.jpg” class=”text_align: center”][/lightbox]

No está de más hacer mención que dentro del Departamento de Conservación y Restauración, el personal que trabaja interviniendo los libros, respetamos al máximo el original, los materiales, los estilos o tipos de encuadernación, usamos materiales similares a los originales. En estos casos tratamos solamente de corregir los daños estructurales, no modificamos ni hacemos nuevas encuadernaciones.

[lightbox type=”image” src=”https://www.oaxaca.gob.mx/ageo/wp-content/uploads/sites/62/2019/12/180627-6.jpg” class=”text_align: center”][/lightbox]

Como podemos ver, una encuadernación poco funcional tiene consecuencias con el paso del tiempo, aún cuando no se use o no se consulte con frecuencia, en algunos casos los daños se provocan no solo con la manipulación, sino también con la forma en que se resguardan, es decir, desde su colocación en un estante o librero y por las condiciones del edificio en que se encuentran.

[lightbox type=”image” src=”https://www.oaxaca.gob.mx/ageo/wp-content/uploads/sites/62/2019/12/180627-7.jpg” class=”text_align: center”][/lightbox][lightbox type=”image” src=”https://www.oaxaca.gob.mx/ageo/wp-content/uploads/sites/62/2019/12/180627-8.jpg” class=”text_align: center”][/lightbox]

Tal vez al elaborar estas encuadernaciones no se pensó en que fueran a ser conservadas por tanto tiempo, mucho menos que serían consultadas. Ahora tenemos el reto de lograr que sigan perdurando estos documentos para seguir preservando parte de la historia del estado de Oaxaca.