2022, Año del Centenario de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Oaxaca

1931: formación del Comité Central y Comité Local de Sismos

1931: formación del Comité Central y Comité Local de Sismos

Por Lucero Matadamas Gómez.

México está ubicado entre cinco placas tectónicas: Caribe, Pacífico, Norteamérica, Rivera y Cocos. Según la Oficina Sismológica Nacional, la placa Cocos subducida en Michoacán, Guerrero, Oaxaca, es lo que provoca que debajo de Chiapas se registren muchos terremotos. La agencia ha anunciado que Oaxaca es uno de los estados con mayor intensidad sísmica debido a su registro aproximado del 25% de los sismos en el país. Los pueblos más afectados por el terremoto en la historia son Puerto Escondido, Pochutla, Puerto Ángel, Huatulco, Loxicha, Chacahua, Jamiltepec, Pinotepa Nacional, Ometepec y Miahuatlán. Mencionaré específicamente un terremoto, el de 1931 así como algunas de las de acciones que se tomaron posteriormente para obtener el recuento de daños de dicho siniestro.

Circular donde se remiten las boletas y cuestionarios para recabar la información sobre el temblor.

Nombramiento del presidente del Comité Local, 1931.

Alrededor de las 8 de la tarde del decimocuarto día del año, en la ciudad de Oaxaca tembló con una intensidad de 7,8 grados y duración de 180 segundos. Sus consecuencias fueron terribles para la entidad, especialmente para la capital: hambre, rabia, dolor, migración masiva. Debido a los graves daños sufridos en viviendas, iglesias y edificios públicos, la mitad de la ciudad quedó destruida y la gente salió a la calle. La destrucción del cementerio de San Miguel, al este de la ciudad, resultó en la cremación de los restos de víctimas del cólera que murieron en la pandemia de la década de 1860. Entre ellos, los restos de Macedonio Alcalá, el autor del Vals Dios Nunca Muere, considerado el himno regional de Oaxaca. Incluso hay algunas referencias del secado del río Atoyac durante un tiempo. Entre recuerdos de aquellos días, las siluetas oscuras, mujeres con mantones oscuros, ojos en blanco, soldados que rescataron sin dejar sus rifles. En Miahuatlán de Porfirio Díaz, al sur de Oaxaca, la parroquia colapsó, se podía ver destrucción y desolación por todas partes.

La migración provocó que la población se redujera alrededor de 30%, los precios de la tierra bajaron drásticamente, la gente padeció hambre y carestía; fue momento para iniciar la reconstrucción y modernización de la capital del estado, tomando en cuenta su carácter sísmico.

Boleta 3, para investigar los perjuicios sufridos en la agricultura y las comunicaciones por los temblores.

En el Archivo General del Estado de Oaxaca se cuenta con documentación en la que consta que como medida de apoyo para nuestro estado ante tal catástrofe, el Departamento de la Estadística Nacional, a cargo de Rogelio R. Santaella y por instrucción del entonces presidente Pascual Ortiz Rubio, se decide formar una monografía de los perjuicios y daños ocasionados por el sismo en lo social y económico.

Dicha instrucción se le hizo llegar por escrito al gobernador de aquella época, el Lic. Francisco López Cortez, para iniciar los estudios y estadísticas que permitieran ver con más certeza los estragos sociales y económicos en Oaxaca después de lo sucedido. Para lograr el cometido se dio paso a la formación del Comité Central Director de los Trabajos Censales de los Sismos; dicho comité sería el encargado de recabar los datos pertinentes para cuantificar de la manera más exacta posible los daños y las necesidades de los habitantes del estado, así como de sus casas y/o comercios. Fue hasta el 8 de junio de 1931 que quedó formalmente instalado el comité con su primera sesión en las instalaciones del Instituto de Ciencias y Artes del Estado a las 17:00 horas.

Por otra parte, para un buen funcionamiento y un trabajo más rápido y eficaz, se tomó la decisión que a su vez cada cabecera municipal de Oaxaca formara un comité local que estuviera encargado de hacer los censos de sus poblaciones y, a los cuales se les proporcionaron los formatos para la realización de los censos. En las boletas o formatos recababan datos como: los daños ocasionados a bienes inmuebles como edificios, el material de que estaban construidos, el valor aproximado del edificio, si hubo heridos y cuántos, si el propietario contaba con recursos para la compostura o reconstrucción del inmueble afectado.

Correspondencia referente a la 1ª. Sesión del Comité Central, 1931.

Lista nominal de las personas que conforman el Comité Central.

En otras boletas se hablaba del daño ocasionado a casas, a edificios públicos, monumentos, a los sistemas de abastecimiento de agua, luz y obras públicas que en ese tiempo se estaban llevando a cabo; de la misma manera el costo aproximado para la reparación de los daños causados. Los datos que se manejaban en dichas boletas censales sin duda eran sensibles, es por esa razón que los que debían realizarlos eran los presidentes municipales con ayuda de su cabildo, quienes finalmente conformaban el Comité Local. De esta manera se hacía llegar la ayuda pertinente a los diversos sectores de la sociedad oaxaqueña.

La tragedia también causó hambruna, cólera y miseria, así como la consecuente migración de muchos oaxaqueños a diferentes ciudades del país, especialmente al Distrito Federal. Aún en la época actual los oaxaqueños tenemos que vivir con aquella zozobra que deja cada sismo, y muy a pesar de que se han tratado de desarrollar estrategias para poder afrontar esta situación de una mejor manera, los estragos que deja cada desastre sismológico son innumerables; sin embargo Oaxaca es, a pesar de todo, un estado resiliente.
Archivo Histórico de Oaxaca. Fondo: Gobierno, Sección: Estadísticas, Serie: Censos.