“No más regalos ni palcos oficiales” Fiestas de Guelaguetza, del pueblo y para el pueblo: Turistas | Gobierno del Estado de Oaxaca

“No más regalos ni palcos oficiales” Fiestas de Guelaguetza, del pueblo y para el pueblo: Turistas

·         Opinan que gobernadores deben quitarse la investidura en estas festividades
 
La mayoría de quienes acudieron a los Lunes del Cerro coinciden en la misma opinión: La Guelaguetza es del pueblo y para el pueblo.  
 
            Otros son más críticos cuando dicen que en estas festividades, los gobernantes deben quitarse la investidura, ser parte del pueblo que los llevó a ocupar ese cargo. “No, a la soberbia ni a la pleitesía”.
 
            Celestino García, quiropráctico y originario de Morelia Michoacán, ha venido a Oaxaca ya en años anteriores, para disfrutar las fiestas de la Guelaguetza, entre otros motivos. En esta ocasión –dice- se encontró con dos peculiaridades: una velaria y la falta del palco oficial, como ocurría en pasados gobiernos estatales.             
 
            Sentado junto a su familia en la zona B del auditorio, expresa estar sorprendido por la nueva forma de hacer política de la actual administración que encabeza el gobernador Gabino Cué Monteagudo, quien no tuvo un palco especial ni le entregaron presentes en las dos presentaciones de la Guelaguetza, el pasado 25 de julio.
 
Por el contrario, en esta máxima representación cultural de Oaxaca y América Latina, que fue encabezada por la Diosa Centeótl, Saira Gabriela Hernández Espinosa, el mandatario estuvo entre el público presenciando cada uno de los bailes, música y atuendos regionales de las delegaciones.
 
            “Es una nueva forma de gobernar y atender a la gente, y lo que hace Gabino Cué habla bien de él, porque se ve que no tiene el ego que caracteriza a ciertas autoridades, por desgracia no es algo que estemos acostumbrados a ver los ciudadanos”.
 
            A Celestino García le gustan los bailes, la comida y los trajes que portan orgullosos quienes participan en la Guelaguetza, fiesta similar –comenta- a la que realizan los indígenas purépechas, “pero Oaxaca tiene una belleza muy peculiar”. 

Deborah Brady, vino desde Oregón, Estados Unidos, de visita a México. Llegó a Oaxaca a mediados de julio y no piensa irse hasta presenciar las dos ediciones de la Guelaguetza.
 
            Es la primera vez que asiste a la fiesta excelsa del pueblo oaxaqueña y en su mediano español refiere que un gobernador no debe ser el centro de atención de una fiesta que es para turistas tanto de México, como de otros países.
 
            Comparte la idea que los gobernantes deben ser uno más, sin la pleitesía que caracterizaba  a otros mandatarios estatales.
 
            “Es increíble toda esta fiesta. Oaxaca posee una cultura tan linda, profunda, y pienso que es bueno que ahora los gobernadores ya no reciban regalos ni haya sitios especiales para ellos”.
 
Del estado de Veracruz, opina Gabriel Meza. Al igual que Deborah, es la primera ocasión que visita Oaxaca. Meza supo por la televisión sobre las fiestas de los Lunes del Cerro en la entidad y decidió venir junto con su familia.
 
A pregunta expresa comenta que en estas fiestas no deben importar los niveles jerárquicos, sino que la cultura debe trascender, al margen de cargos políticos o gobiernos en turno. Él ve una ciudad viva y señala que la Guelaguetza es de las fiestas más representativas de México, por ello, felicita que esta fiesta se haga sin protagonismos ni favoritismos.
 
            “Está excelente, los fiestas son del pueblo y para el pueblo”.
 
            Otra de las voces es de Rebeca Díaz. Ella es oriunda de la ciudad de Oaxaca de Juárez. Ve con buenos ojos que no haya obsequios ni presentes a los mandatarios. “Es el cambio que se esperaba. Me gusta que la sociedad participe más y que nuestro gobernador sea un oaxaqueño más”.
 
             Con esta acción, comenta que la Guelaguetza volverá poco a poco a su inicio, cuando anteriormente convivían las delegaciones con el pueblo, y sin reverencia a los gobernadores.

Oaxaca de Juárez, 28 de julio de 2011